LA MEJORA: CONCEPTO Y NATURALEZA JUÍDICA

El padre o la madre podrán disponer en concepto de mejora a favor de alguno o algunos de sus hijos o descendientes, ya lo sean por naturaleza, ya por adopción, de una de las dos terceras partes destinadas a la legítima.

Representa la mejora, por tanto, una disposición imputable a uno de los dos tercios que componen la legítima de los hijos y descendientes. Si no lo utilizan, no puede hablarse de tercio de mejora, sino de los dos tercios de legítima (legítima larga). Si por el contrario se utiliza, entonces constituirá la legítima estricta un tercio de la herencia y el otro tercio será el de mejora.

La mejora es un poder del testador. Nuestro Derecho crea, al lado de la legítima y del tercio de libre disposición, una figura intermedia que es un poder de disposición de carácter limitado o restringido, en tanto que los mejorados han de ser necesariamente hijos o descendientes, y sobre la mejora no puede imponer el testador gravámenes que no sean en favor de ellos.

La mejora requiere una concurrencia plural de descendientes, sin que sea preciso que se encuentren en igualdad de grado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE